Biografía

O

bservando el árbol de nuestra vida, dando vueltas a su alrededor para admirarlo, ¡nos podría ocurrir de  “tropezar” en sus raíces¡. ¡Cuánta ironía acompañaba el genio del Creador mientras encargaba la vida del árbol a sus partes menos refinadas!. Están allí… retorcidas y silenciosas, de vez en cuando emergen del terreno dejándose entrever y siempre acompañadas de un aurea misteriosa. Están puestas debajo para recordar al árbol que por cuanto se esfuerce en crecer para alcanzar nuevas alturas, su casa está en la tierra, de donde consigue fuerza y linfa. A veces sucede al hombre que se imagina a sí mismo olvidándose de sus orígenes.

Desprecia tanto su propia historia que cree que no la necesita y mientras lleno de orgullo contempla la altura de sus ramas, al improviso tropieza en sus despectivas raíces.
 ¡Igual le sucede de noche, cuando todo está en silencio y sus defensas están bajas, cuando su presunción se atenúa y busca un susurro de paz…!

¡En ese momento es probable que caiga en la melancolía del recuerdo y vuelva a oír su voz de cuando era niño! ¡Desde cualquier ramo u hoja llegue a nuestro corazón el pensamiento de no necesitar de esas ásperas y rugosas apéndices, sería sabio ignorar un consejo tan imprudente. ¡Las raíces son todo! ¡Son nuestra alma, llevan el nombre de quién nos ha querido y nos amará para siempre! Esas tienen la cara de los recuerdos y el sabor de la familia, nos indican que somos y quienes somos… también cuando la mente pierde la identidad, también cuando el árbol no florece, ni da frutos, también cuando el invierno emotivo seca todas las cortezas… también cuando parecerá que del esplendor del árbol no haya quedado nada, ¡las raíces están siempre!

Biografía

Claudio nace en Nápoles en pleno “boom” económico italiano, del que también el padre ha sido protagonista. En efecto, la industria de su padre es uno de los proveedores de la Sociedad Meridional Eléctrica (actual ENEL) y emerge en el campo de la industria electromecánica convirtiéndose en una empresa líder. El pequeño Claudio, en su infancia, alterna periodos de vivacidad y momentos más introspectivos y profundos, en los que se aparta  en “su mundo”; un mundo que solo su madre consigue percibir y entender. Con su sensibilidad poética y a través de improvisación de laboratorios, la señora lo implica en varias actividades artísticas. Con ella Claudio y sus hermanos transcurren largos periodos en una casa de montaña, gracias a los cuales descubren la belleza de la creación, el amor por la naturaleza y los animales. Claudio vive todo esto en modo particular, porque habiendo nacido daltónico y sordo de un oído, desarrolla fuertemente su capacidad de mediar y “observar”. En efecto, las montañas en su percepción son las “olas del cielo”, y cuando los demás sonríen cuando escuchan sus descripciones, él no los entiende y le sorprende.

Cuando vuelven de la montaña, todo es diferente. Esos momentos de despreocupación e intimidad se transforman en la realidad mucho más práctica y caótica de la ciudad. Precisamente en este ambiente es donde quiere el padre que Claudio viva, y durante su crecimiento lo empuja a ser diferente de lo que él es verdaderamente: un chico contemplativo, un alma soñadora. Un poco después su madre se enferma y se aleja de casa para hacer largos periodos de curas. La familia percibe todo el vacío provocado por su ausencia. En manera particular para Claudio este vacío se llena de desesperación, y encuentra su única consolación en aislarse y catapultarse en los colores y la pintura. Más tarde, a causa de tantos empeños de trabajo del padre, pasa un periodo interno en un colegio.

A la vuelta del colegio, Claudio frecuenta la escuela obligatoria, y es aquí donde experimenta todas las consecuencias de su “diversidad”. Espera con ansia las horas de estudio de dibujo, durante las que se siente en el sitio justo y se siente comprendido por sus maestros, que intuyen en sus pinturas un potencial talento. Según el punto de vista de su padre, cultivar esta pasión es inútil e improductivo. Él quiere que su hijo emprenda los estudios científicos y que se licencie en ingeniería, para así continuar con su propio rol de industrial, pero con mayores competencias.

Pero el chico, encontrándose incomodo en una vida que no le pertenece y además, recibiendo la horrible noticia de la muerte de su madre, escapa de casa. Después de varios periodos en los que se encontraba abatido, consigue entrar en contacto con el mundo del teatro, y trabaja con actores del calibre de Mariano Rigillo, Pupella Maggio, Ugo Pagliai e Paola Gassman, Renzo Giovanpietro. Recobre los roles de tramoyista, maquinista y  jefe de máquinas. Las largas tournée le permiten viajar en toda Italia y entrelazar numerosas amistades. Durante los periodos de vacaciones alcanza metas más lejanas, como Holanda, Francia y Yugoslavia.

Durante un viaje a República Dominicana queda profundamente impresionado de la miseria y degrado del sitio, y al mismo tiempo se sorprende de la capacidad de reaccionar y sonreír a la vida por parte del pueblo dominicano, sobretodo mediante el uso de colores muy vivaces usados por los artistas locales en sus pinturas.

Al final de esta experiencia se encuentra triste, le parece que no tiene raíces sólidas.
Las preguntas y las dudas existenciales lo inmergen en profundas crisis

A pesar de continuar su trabajo artístico con Lucio Dalla, Valeria Moriconi, Gianpiero Ingrassia, Edy Angelillo, Fabio Ferrari, Franca Valeri y Sergio Fantoni, siente un grande vacío que ni siquiera los viajes y su pasión por la fotografía consiguen llenar.

Claudio siente la necesidad de hacer las paces con su padre, y acepta su propuesta para trabajar en la empresa familiar, con la única condición de tener el tiempo para cultivar también su pasión por el arte. Encuentra de nuevo su ciudad, sus afectos, sus amigos de la infancia y sobre todo conoce una realidad nueva, una “familia” nueva: sus hermanos Cristianos evangélicos. Su nueva vida es exuberante en todos los sentidos. Nace una verdadera relación con el padre, que lo ayuda para poder realizar sus propios sueños.

Precisamente en medio de este sentimiento de angustia viene alcanzado por la Palabra de Dios, la Biblia, que cambia cada uno de sus pensamientos y cancela cualquier tipo de  incertidumbre. Siente la necesidad de encontrar esa profundidad, ese deseo de infinito que había percibido cuando era niño. Después de este glorioso acontecimiento, el artista decide dejar el mundo teatral y después de veinte años, siente fuerte la exigencia de volver a la pasión por el dibujo y la pintura. Sucesivamente descubre el amor por la poesía. Participa a su primera muestra de pintura y poesía en el Festival Internacional de Ecología en Grosseto y también un año después, como escenógrafo de la fiesta y organizador de una muestra itinerante de dibujos y cuadros de pintura realizados por niños problemáticos de la Campania.

Posteriormente recibe muchos premios y reconocimientos de varias academias de arte; publica sus obras en anuarios y revistas y sus poesías en antologías poéticas. En el 2011 Rossetti participa a una muestra colectiva de arte contemporánea en el “Museo Sciortino . Monreal (Palermo)”, y su pintura “Dios es amor” entra a formar parte de la colección del museo.

Participa con una propia muestra personal al Museo Etnográfico de San Pietroburgo. Sucesivamente muestras sus trabajos a un colectivo en “la Maison de l’Italie” de París. Este es para el artista un periodo muy productivo, en el que se deleita a crear pinturas figurativas muy vivaces. Sus experiencias pasadas llevan a Rossetti a tener un estilo muy personal, y los años en contacto el escenario, la escenografía y  la iluminación le permiten la experimentación del arte tridimensional y luminosa, donde todo lo demás desaparece.

El amor que Dios reversa abundantemente dentro de él, lo empuja a aceptar la invitación a participar a una “misión de Misericordia Cristiana” en India. Aquí el encuentro con la miseria es todavía más fuerte, pero esta vez la alegría de su corazón hace la diferencia. Terminada esta “misión” que ha tenido el objetivo de llevar comida y ofertas y que ha permitido la construcción de pozos y de una escuela superior, recibe junto a los otros compañeros de viaje “una bienvenida” excepcional por parte de la propia comunidad napolitana.

Su Fe le permite tener una vida comunitaria llena y participar a otras actividades, como la “isla de los chicos” (una iniciativa dirigida a las familiar y en particular manera a los niños que viven situaciones difíciles), durante la cual se inmerge en el rol de “Mister Bobo”, un simpático payaso que acoge y divierte a los niños.

En el 2014 ha sido seleccionado y reseñado por Vittorio Sgarbi para la publicación de los volúmenes de arte “Porto Franco” (“artistas señalados por Sgarbi”) y “Artistas” a cura de Paolo Levi y en “Artist Carrousel du Louvre-2014” a cura de Sandro Serradifalco, presentado en París. Está presente entre los artistas del Proyecto LAB Orler, participa al Affordable Art Point y a los programas televisivos de Style Channel.

En el 2013 recibe el “Premio de la Paz” por parte de Sandro Pulin, Embajador de la paz en el mundo. El mismo año le seleccionan para las galerías extranjeras y publicado en el volumen multilingües “Galley”, curado por Paolo Levi e Sandro Serradifalco. En Palermo el artista es uno de los participantes al evento “Arte y Legalidad contra el atropello de la mafia”.

Las pinturas y las poesías del artista no reflejan su fuerte espiritualidad, el cual eje ha sido el encuentro con Dios como Padre amoroso. La Fe se irradia en el alma y se expande en el corazón como la luz a las primeras horas de la mañana.

Es ésta para Rossetti, una experiencia a compartir con el mundo, en particular modo con los no escuchados, motivación que lo ha empujado a la colaboración con ADI-Lis pro sordos, intérpretes de la lengua de signos italiana.

Publicado en la revista “Effetto Arte” (enero/febrero 2015), Claudio Rossetti ha sido seleccionado para una particular iniciativa editorial cuidada por José Van Roy Dalì, en abril 2015 donde ha sido protagonista de “Artista nella storia” junto con otros colegas huéspedes en Barcelona en el Museo Europeo de las Artes, en ocasión de la “Bienal Europea de las Artes”.

Elegido por “Punto Arte asequible”, participa en los programas de televisión emitidos en arte “Estilo de canales”

Al mismo tiempo, sus obras se exhiben en la sugerente Galería Kajava en Helsinki y en la Alviks Bibliotek de Estocolmo. Este proyecto, “ScandinaviArt”, ha visto a Finlandia y Suecia jugar un papel central, siendo destinos tradicionalmente atentos a todas las formas de arte y cultura que distinguen a nuestro país. Fue un símbolo de iniciativa de un intercambio cultural dinámico con Italia.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text.
0